Cantabria homenajea a los jóvenes del ‘caso Almería’ y pide reconocerles como “víctimas del terrorismo”

EUROPA PRESS

  • Cantabria ha homenajeado este jueves a las víctimas del ‘caso Almería’, los tres jóvenes -Juan Mañas, Luis Cobo y Luis Montero- que fueron asesinados en 1981 por la Guardia Civil tras ser identificados por error como miembros de ETA, y ha reclamado al Estado reconocerles como “víctimas del terrorismo”.

Gorostiaga con familiares de las víctimas del 'caso Almería'

El homenaje a los tres jóvenes, que tiene lugar en el 37 aniversario de su asesinato, se ha celebrado en el Parlamento de Cantabria y ha sido organizado por la asociación ‘Desmemoriados’ para honrar a quienes fueron “víctimas de una injusticia”.

El reconocimiento a los tres jóvenes “inocentes” y a sus familias por su “entereza” ha tenido como punto álgido la lectura por parte de la presidenta del Parlamento cántabro, Dolores Gorostiaga, de una declaración institucional firmada por los 35 diputados regionales.

En ella, en nombre de la sociedad de Cantabria, la Cámara muestra “el dolor y el respeto a los familiares de Luis Montero, Luis Cobo y Juan Mañas”, hace suyo “el padecimiento sufrido a lo largo de tantos años”, ya 37, y considera que deben de ser reconocidos “a todos los efectos legales” como víctimas de terrorismo.

Por ello, la declaración insta al Gobierno de España a “iniciar los cambios necesarios y oportunos para que todas las víctimas de terrorismo, incluyendo las víctimas de violencia policial, grupos de ultraderecha y grupos parapoliciales, sean reparadas y reciban la consideración y protección que corresponde a su condición de víctimas de actos de terrorismo o violencia política”.

‘DESMEMORIADOS’ PREPARA UN DOCUMENTAL

Tras la lectura de la declaración institucional y unas palabras del representante de las familias, Francisco Mañas, la asociación ‘Desmemoriados’ ha proyectado un avance de un documental en el que está trabajando para honrar la memoria de las víctimas del ‘caso Almería’.

En él, se relata y documenta lo que les sucedió a los tres jóvenes, todos ellos residentes en Cantabria pero no naturales de la región -Luis Montero era de Fuentes de San Esteban (Salamanca) y Juan Mañas de Pechina (Almería)- entre el 7 de mayo de 1981 que partieron para Almería para acudir a la comunión de Francisco Mañas hasta el 10 de mayo que sus cadáveres aparecieron dentro de un coche calcinado en una carretera almeriense.

Los tres jóvenes salieron en coche de Cantabria y se quedaron a dormir en Madrid, el mismo día en que el general Valenzuela, jefe del Cuarto Militar del Rey, sufrió un atentado en la capital. Al día siguiente, las víctimas retomaron el viaje, pero su coche se averió y alquilaron otro vehículo en una localidad de Ciudad Real.

Una de las personas con las que coincidieron ese día mientras buscaban una solución para poder llegar hasta Almería creyó reconocerles como los tres terroristas que aparecían como presuntos autores del atentado en una imagen publicada por los medios de comunicación y se lo comunicó a la Guardia Civil, que les detuvo el día 9 en Roquetas de Mar.

El 10 de mayo aparecieron en el coche alquilado los cuerpos de los tres jóvenes “calcinados, desmembrados y con múltiples balazos”. La versión oficial fue que murieron en un tiroteo tras un intento de fuga aunque las familias nunca lo creyeron.

En 1984, la familia de Mañas recibió una carta anónima y redactada a máquina por un supuesto guardia civil en la que se detallaba la implicación de 11 agentes de la Benemérita en el secuestro y asesinato de los jóvenes, entre ellos el teniente coronel Castillo Quero.

Solo este alto mando de la Guardia Civil, que fue el jefe del operativo en el marco del cual se detuvo a los tres jóvenes, y otros dos agentes fueron procesados y condenados por el ‘caso Almería’.

REVILLA LLAMA AL CONGRESO A RECONOCER A LAS VÍCTIMAS

Tras el visionado del avance del documental que narra estos hechos, ha intervenido un emocionado Miguel Ángel Revilla, presidente de Cantabria, que ha criticado la “canallada” que supuso que se tratase de “tapar” lo que realmente les sucedió a Juan Mañas, Luis Cobo y Luis Montero.

“Hay cosas que ya no tienen arreglo porque no podemos resucitar a los muertos ni podemos condenar como asesinos a aquellos 11 desalmados”, ha lamentado Revilla que, no obstante, ha ensalzado que sí se puede reconocer lo sucedido aunque “nos revuelva las tripas y el ánimo” para que “situaciones como éstas no vuelvan a darse nunca en España”.

El presidente cántabro ha destacado la importancia de la declaración institucional del Parlamento de Cantabria, firmada por “los 35 diputados sin distinción” a pesar de pertenecer a “sensibilidades políticas diferentes”.

Así, ha indicado que está firmada por representantes de PP, PRC, PSOE, Podemos y Cs y ha recordado que todos los partidos, salvo el que él encabeza (PRC), tienen representación en el Congreso de los Diputados donde, de aunarse, “tienen mayoría absoluta”.

Por ello, ha animado a los representantes de esos partidos a promover una declaración institucional como la del Parlamento cántabro a la que, ha confiado, “seguro que no se opondrían el resto de partidos más pequeños” de la Cámara Baja.

“Si aquí los que estamos representando al pueblo de Cantabria mantenemos esta posición, ¿tan difícil será que sus hermanos en Madrid apoyen por unanimidad considerar a estos muchachos como víctimas del terrorismo?”, se ha preguntado Revilla, que cree que sería “fácil”.

Además, ha considerado que ese reconocimiento como víctimas del terrorismo a los tres jóvenes asesinados “se puede y se debe hacer” impulsando la aprobación “unánime” de una resolución en el Congreso con la que se inste al Gobierno de España a otorgar esa consideración a Juan Mañas, Luis Cobo y Luis Montero.

Ir a la fuente
Author: EUROPA PRESS

Powered by WPeMatico