Las casas del Águila y la Parra se encuentran situadas en pleno centro histórico de Santilla del Mar, junto al Ayuntamiento de la villa y frente a la Casa de Barreda-Bracho, actual Parador Gil Blas.

Dentro del conjunto histórico artístico de Santillana del Mar, en la Plaza Ramón Pelayo o Plaza Mayor, se encuentran enclavados estos dos magníficos edificios exponentes de la arquitectura civil de los siglos XVII y XVI respectivamente. Los edificios, propiedad del Gobierno de Cantabria y rehabilitados a finales de los años ochenta fueron sede, entre 1988 y 1991, de algunas exposiciones dedicadas a la Etnografía de Cantabria. Posteriormente, han acogido varias muestras de arte.

Desde le 2 de abril hasta agosto de 2019 el centro alberga la exposición “Viejaneros. El pulso de la tradición” poniendo en valor un rito ancestral cargado de un lenguaje simbólico que hay que interpretar para entender una de las manifestaciones de Patrimonio Inmaterial más destacadas de Cantabria. La muestra, en colaboración con la Asociación Amigos de la Vijanera, verdaderos protagonistas de esta tradición,  recoge los testimonios de sus mayores, los cuales han recuperado y mantenido viva la Vijanera de Silió (Molledo, Cantabria), patrimonio que forma parte de su memoria colectiva.

La se acompañará de actividades complementarias como visitas guiadas, talleres infantiles, conferencias, proyecciones, etc., que permitirá un acercamiento a esta mascarada rural a todo tipo de públicos.

Con esta iniciativa, la Consejería de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Cantabria, pretende poner en valor una parte de su patrimonio etnográfico.

ARQUITECTURA

La casa situada más al norte, junto al Ayuntamiento, es la Casa de la Parra y data de principios del siglo XVI. Recibe su nombre de una enorme parra que adornaba su fachada principal antes de ser sustituida por la pantalla de entramado de madera y ladrillo actual. Es una edificación gótica como se puede apreciar en sus dos puertas de arco ojival.

A su lado, y ya a mediados del siglo XVII se construyó la Casa del Águila, que debe su nombre al águila que adorna el escudo que la casa luce en su fachada principal, el escudo de la familia Estrada Tagle. En su fachada principal destacan también sus soportales con dos arcadas de medio punto que dan a la plaza y la solana que recorre todo el ancho de la fachada en el piso superior.

LEER MÁS