El Centro de Estudios Lebaniegos. Se encuentra ubicado en la antigua Iglesia de San Vicente Mártir, noble edificio del siglo XIV, sito en la confluencia de los ríos Deva y Quiviesa que desde tiempo inmemorial acogió el Lignum Crucis en días señalados y cuyas campanas se tañían para llamar a concejo.

Se trata pues de una joya de la arquitectura e interiorismo inigualable, marco y encuadre de multitud de eventos de carácter cultural. Una hibridación entre el gótico tardío de su estructura y la vanguardia de su interior.

Sus 646 metros cuadrados de superficie se distribuyen en Sala de Nuevas Tecnologías o Sala Neri, donde se imparten cursos de formación a distintos colectivos de población para reducir la brecha digital en las zonas rurales; la Sala Expositiva que acoge diversas exposiciones temporales y donde se celebran un largo etcétera de expresiones artísticas, conciertos, artes escénicas, eventos literarios y conferencias.

Por último, cuenta con la Oficina de Atención al Peregrino, única en la región, donde cada año se recibe a miles de visitantes de todas las nacionalidades a su paso por la capital lebaniega hacia el monasterio de Santo Toribio, uno de los 4 lugares Jubilares de la Cristiandad desde la Edad Media, junto con Roma, Jerusalén y Santiago de Compostela, que son Patrimonio Mundial, dentro de los 7 jubileos in perpetuum que hay en la actualidad. Así pues, en su interior se ofrece información del Camino de Santiago del Norte y Camino Lebaniego. Ambos caminos declarados Patrimonio de la Humanidad por Unesco.