En tiempos convulsos y de restricciones como éstos a determinados negocios de hostelería solo la terraza les permite seguir abiertos. Y un buen ejemplo en Santander es La Posada del Mar, un restaurante tradicional que responde a las exigencias de los
Ir a la fuente
Author: portada