En el mes de enero del año 1894 llegaba a Santander un invento sorprendente: el fonógrafo. ¿En qué consistía? Era un artefacto raro-raro. Tenía un cilindro, una manivela y una bocina/corneta de notable tamaño. Salían de él música y textos leídos. Ade
Ir a la fuente
Author: portada