En el hotel Juan de la Cosa, en Santoña, se vieron empujados a cerrar quince días porque no les quedó otro remedio. Entre las normas que se impusieron a la villa durante el confinamiento no estaba la de bajar la persiana de los alojamientos, pero sus
Ir a la fuente
Author: portada