En la montaña rusa que el coronavirus ha supuesto para la programación del aeropuerto, ayer se vivió una bajada vertiginosa. Los que por la tarde intentaron buscar vuelos en la página de Ryanair vieron como, de un plumazo, desaparecían las conexiones
Ir a la fuente
Author: portada